Slackline: Entrenamiento alternativo

El nuevo hedonismo se expresa en formas de divertirse conscientemente, mejorando el bienestar como mejor aliado para el cuerpo y para la vida.

Hay una práctica que me gusta mucho y sirve para mejorar habilidades físicas y mentales. Un deporte y a la vez una posible práctica de meditación.

En este caso me refiero al slackline, un deporte que consiste en caminar sobre una cuerda y mantener equilibrio hasta llegar al final, realizar posturas o incluso trucos acrobáticos.

Dejando de ser exclusivo para circos, el slackline ahora es una práctica reconocida que trae muchos beneficios a nivel físico y mental, por ejemplo:

  1. Fortalece músculos y articulaciones: con dar cada paso sobre la cuerda el cuerpo trabaja completamente manteniendo activados músculos del core, piernas, brazos y articulaciones.
  2. Mejora la postura: Mantener el cuerpo erguido permite fortalecer la columna vertebral y así aliviar dolores y mejorar la postura corporal después de varias sesiones de slack.
  3. Meditación caminante: La actividad mental estará enfocada en mantener el equilibrio, a través de la práctica mejora la atención y concentración mientras aparece el efecto de mentalidad clara y relajada.
  4. Contacto con la naturaleza: El ambiente apropiado para practicar slack es en medio de lo natural, de esta forma respira aire puro mientras realiza ejercicio.
  5. Economía y satisfacción: solamente se necesita una cuerda y la diversión al proponerse retos es satisfactoria.

Caminar sobre la cuerda es una forma natural, simple y efectiva de vivir tranquilamente. La sensación de miedo para evitar caerse y la fortaleza mental de concentrar la atención en el punto final, una y otra vez son la base del slackline.

 

 

 

 

 

Fe en el camino que conduce al destino

Una palabra permaneció presente durante mi práctica de hoy: fe. Encontré que todo es cuestión de fe.

Sorprendida porque normalmente la fe no ha sido mi fortaleza descubrí con alegría que puedo consolidar esas creencias que se basan en lo posible.

Yo creía que la fe se limitaba a lo que predica el sacerdote en la iglesia y que se trata de una virtud de personas religiosas. Bastante equivocada, mi mentalidad estaba sesgada por los peros, las excusas y todo lo imposible.

Me sentía inconforme dejando en el control De Dios confiando a ojo cerrado y con los brazos cruzados a que Él decida mi destino. Así que exploré lo que soy y encuentro que aunque me creía escéptica, realmente llevo fe y grandes ilusiones por dentro.

Hoy descubro una clave importante para vivir tranquilamente, bañando mi voz interior con gratitud y esperanza. Gratitud por apreciar sencillamente la bondad del presente que me acoge aunque el mundo se derrumbe afuera y esperanza porque puede mejorar.

“No pierdas la fe en la humanidad. La humanidad es como un océano; Si algunas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia. ”
― Mahatma Gandhi

Termino mi día con la certeza de que los pensamientos funcionan como imanes. Si puedo gestionar lo que pienso entonces voy a elegir la fe, la esperanza, lo posible… y los unicornios.

La fe tiene sus trucos y vale la pena explorar cómo consolidarla. La fe en ti, en tus capacidades, en tus sueños ¡en el mundo!. La fe está presente para enfrentar los miedos y ve más allá de la justicia, es tu aliada para lograr lo que quieres.

“No tengas miedo; nuestro destino no puede ser quitado de nosotros; es un regalo “.
– La Divina Comedia

Sentir o vivir la fe se trata de abrir la mirada a lo grandioso, crear una perspectiva de totalidad en la que todo está bien, al menos podemos imaginarlo y esa energía que invertimos creando imágenes de fe en nuestro interior, de alguna manera nos prepara para actuar y así atraer lo bueno.

Creo que la fe no se trata de pedir y esperar que algo bueno suceda. Más bien se trata de apreciar con optimismo el panorama nublado y colorear el cielo con tus pinturas. Voy a fortalecer tanto mi fe que resulte inquebrantable.

Realmente deseo que tu voz Interior diga fuertemente “yo puedo con esto”.

Energía sin café

Por salud necesité tomarme un break de café y chocolate. Igualmente de tomar alcohol, fumar y comer paquetes de azúcar o fritos…

Lejos de ser fácil, este proceso de desintoxicación es una lección de vida. Ahora que los estimulantes están fuera, he recurrido a otras técnicas para los días en que necesito un boost de energía.

Les hablo de las inversiones, posturas basadas en la practica ancestral del Yoga, las he aprendido y funcionan de una forma maravillosa. Al invertir el cuerpo, es decir ubicar la cabeza hacia abajo, la sangre fluye en otra dirección y esto estimula el despertar.

Parte del despertar hay más beneficios como aumentar la concentración, mejorar la respiración, fortalecer la confianza, los músculos y en general una sensación de felicidad.

En mi vida funciona divinamente, en especial cuando en medio de la rutina me siento estancada o afanada entre muchos compromisos y poco tiempo… estoy segura de que a ti también te va a gustar, cuando lo intentes notarás que el mundo al revés parece más divertido.

Sé quién eres

¿Quién soy?… lo que somos cambia con el tiempo. Somos niños y de repente nos disfrazamos de adultos. Parece que somos diferentes.
Aunque para la sociedad somos el rol en el que encajamos, la realidad somos más que simplemente eso.
Ante esta pregunta eterna, en un libro encontré la reflexión que me dejó encantada y quiero compartirla con ustedes, va así:
“Fisicamente eres lo que haces
Mentalmente eres lo que piensas,
Espiritualmente eres lo que sientes.
Ese es tu ser en equilibrio;
Cuando piensas y haces lo que no sientes,
Se crea una disonancia.
Sensaciones de tristeza, ansiedad o angustia.
Necesitas recordar que
Eres más que la forma de tu cuerpo físico,
Eres más que tu mente intangible,
Eres más que tu espíritu vibrante…
Eres la conexión perfecta de energía creada por lo divino.
Estás en movimiento constante
Aunque a veces todo parezca estancado.
Has sido creado para disfrutar
Vibrando ya sea alto, bajo, lento o rápido,
Eres pura vida encapsulada en piel y huesos
Tu máximo deber es ser feliz y compartirlo
Tu mayor derecho es disfrutar libremente
Tu misión más pura es compartir,
Y tus sentidos el tesoro más invaluable.”

La comida rápida también puede ser sana

Aunque me cuido las hamburguesas siguen siendo mis favoritas. Hace varios años dejé de comer carne y lo último que eliminé fueron las hamburguesas de res.

Probando encontramos que las hamburguesas pueden ser muy saludables y estar buenísimas también.  Una forma perfecta de cuidarse e innovar al mismo tiempo.

Los mismo que una hamburguesa tradicional pero con la sustitución ideal que convierte una comida basura en alta nutrición. Basicamente las hamburguesas saludables que preparamos están hechas de los siguientes ingredientes:

  • Pan: integral, sin azúcar artificial ni conservantes. Endulzado con miel, panela, stevia…
  • Carne: de pollo, vegetales, champiñones, lentejas o garbanzos. Combínalas, el límite es de hambre.
  • Aderezo: natural y casero. Aceites vegetales, especias y hierbas.
  •  Muchos vegetales: Un mix de Hojas verdes como espinaca, lechuga y rúgula, una fila de tomate, cebolla y los favoritos. A mí me gusta agregar champiñones, pepino, aguacate y hasta piña.
  • De acompañamiento papas al vapor bañadas en aceite de oliva, romero y paprika.

En este caso lo que hacemos es sustituir sabiamente.

Disfruta de una hamburguesa deliciosa llena de fibra, proteína, buenos carbohidratos, vitaminas y antioxidantes. Cero tóxica y muy rica.

Claro que la comida rápida puede ser saludable, siempre podremos elegir opciones más nutritivas para sustituir ingredientes no tan buenos y disfrutar mientras nos cuidamos, tranquilamente.

¡Calma! para de contar calorías

Las calorías son la “gasolina” con la que el cuerpo funciona cada día, necesitamos la mejor calidad para lograr lo que queremos. Así que la comida es una herramienta para vivir mejor, una fuente de energía fundamental.

Según la ciencia, para perder peso necesitas consumir menos calorías de las que gasta tu cuerpo. Es decir gastar más energía de la que comes.

Sin embargo, según nuevas investigaciones se sabe que el estrés de contar calorías es innecesario, lo que realmente impacta es el cambio de alimentos que eliges comer.

“Creo que nos equivocamos al pedirle a las personas que determinen cuántas calorías ingieren para luego exigirles que reduzcan ese consumo unas 500 calorías; eso hace que se sientan muy mal”, dijo el investigador Gardner. “En realidad debemos enfocarnos en la dieta base, que consiste en consumir más verduras, más alimentos no procesados, menos azúcar añadida y menos granos refinados”.

Yo contaba calorías y seleccionan la comida según su valor calórico, para adelgazar. Para mí fue efectivo porque normalmente soy disciplinada, sin darme cuenta de que llegué a los huesos perdiendo músculo y cachetes, en el proceso estaba alimentando una relación tóxica con la comida y de paso mi percepción corporal se enloqueció.
Imagínate con tan poco tiempo que tenemos, dedicarnos a contar calorías por cada bocado… es una pérdida ¿cierto?.
Así que entendí una verdad profunda (a priori): comer es un acto de amor. Me olvidé de las “dietas”, olvidé los números y me encamoré de sentir el balance. ¡Por fin comprendí lo que significaba una alimentación balanceada!.
Cada ingrediente impacta las emociones, el peso corporal, la apariencia física y la energía, of course. La alimentación comienza cuando pensamos en un alimento, lo rico que sabe, su efecto y beneficios antes de dar el primer bocado, luego con cada mordisco tejemos un hilo que cubre nuestra salud.
Los efectos de la comida son especialmente impactantes a largo plazo. Así que construir una relación amorosa con la alimentación es lo que durará toda la vida, ¿contar calorías y dietas?… no lo creo.
Comer inconsciente también es contar calorías obsesivamente, porque así tensionamos la relación con la comida que naturalmente es fluida y confiable.
Comer es un acto que necesita ser espontáneo, Am I right?.
Comer consciente es elegir lo que te hace bien con amor, simplemente por intuición. Es importante reconocer la calidad de los alimentos y elegirlos según su impacto sin necesidad de contar números.
Así comenzarás a comer para nutrir tu vida. 
alphabet-brick-wall-close-up-1113520.jpg
Después de muchos intentos, construí una relación sagrada con la alimentación, donde respeto sus beneficios y su poder mientras ella retroalimenta mi vida con energía y bienestar.
Deja de contar calorías, libérate de los números y comienza a sentir. Te invito a hacer las paces con tu alimentación, a parar de contar calorías. Ten presente que la comida alimenta cada tejido e íntimamente impacta nuestro estado de ánimo
¿Quieres cuidar tu salud?, ¿sentir más energía?, ¿mejorar tus músculos?…Elige comer con intención.

Años atrás me interesé por la práctica de meditación. Con los beneficios claros es un hábito que definitivamente quería en mi vida.

Me parecía muy difícil y siento profundo respeto a las personas que lo hacen como habito.

Recuerdo ver el horizonte en la playa y encontrar la linea difusa entre el cielo y el mar, perderme en los bosques con el sonido del aire… estar ahí, conscientemente plena. eso es meditar.

Lejos de ser una práctica religiosa, la meditación es una actividad mental que enfoca la atención mantenida en el tiempo y de esta forma entrena el cerebro, un músculo esencial para el bienestar.

En medio del aprendizaje y apoyándome en diferentes fuentes encontré que meditar se resume a una actividad sencilla que podemos hacer todos los días en cualquier lugar: observar.

Observar sin etiquetar, sin criticar, sin juzgar, sin identificar…

Sin un método específico, meditar es un acto naturalmente milenario tradicional en religiones de Oriente pero con beneficios científicamente comprobados para latinos, africanos y cualquier humano.

Especialmente ahora, pasamos por un momento de hiperestimulación donde las pantallas, el ruido y el exceso de cosas nos contamina. La atención es cada vez más dispersa y queremos activar el multitasking, algo que es realmente difícil para nuestra raza.

Somos humanos y nuestra atención es limitada, de acuerdo a nuestros hábitos. Aquí aparece un impacto positivo de la meditación en el cerebro, ya que estimula la consolidación de memoria y mejora la atención.

El asunto no se trata de dejar la mente en blanco. Sino de aclarar los pensamientos, reconocerlos y dejarlos ir como un rio que fluye.

Para meditar solamente necesitamos voluntad de hacerlo. Querer encontrarnos con ese movimiento mental y dejarlo ser sin cuestionar. Observar nuestro interior como si fuéramos espectadores.

Inténtalo. Medita en lo cotidiano que amas hacer. Realiza la intención y concentra todos tus sentidos en esa actividad particular, entrega tu ser al presente y disfruta de una meditación consciente.

Hace poco un amigo me dijo que para él escalar era su meditación y de eso se trata.

 

Bienvenida a mi vida, ansiedad

Verás, tiempo para acá me he sentido muy incómoda en diferentes episodios. Algo que se me sale de las manos, como que el mal humor se apodera de mí y quedo inútil para atraer abundancia. Al contrario me enfoco en lo que falta, lo que daña o lo que sobra….
Pensamientos repetitivos, preguntas inquietantes y sin sentido sobre el futuro con sus infinitas posibilidades. Todo lo que no puedo controlar de repente es el foco de atención, me siento impotente y aburrida pero preocupada, a la vez temblorosa e ida. Me cuesta expresar la tormenta que pasa en mi cabeza y realmente no sé que es lo que siento.
Me cuesta aceptar esos episodios de ansiedad. Es difícil parar y decir ‘me siento ansiosa’ o “estoy pasando por un pico de ansiedad, déjame con este gesto mal geniazo que ya se me va a pasar”. *Resting bitch face*
Hoy decidí escribir por ti y sobre ti, maestra del afán. Te conozco y sé que te andas escabullendo en la vida de muchas personas sin avisar, te encanta robarte la atención y juegas a controlar su mundo.
Apareces sin darme cuenta y construyo muros para evitar contagiar a otros… que ojalá ni se enteren. Que no quiero estar sola pero tampoco soy buena compañía…
Jugando a ocultarme tras una máscara o un gesto, tu movimiento dentro de mí no para. Me cuesta concentrarme y prácticamente no sirvo para nada, más que para quejarme.
Aja! Ansiedad, se te hace bien fácil encontrar problemas en cada solución porque tienes tu objetivo claro: salvarme del peligro. 
Es que en cierta medida eres útil en mi vida, pero dejarme desnivelar es el camino perfecto para estancarme en el momento. Así que no pretendo controlar lo que está fuera de mí.
Querida ansiedad, ahora que te he pillado puedo decirte que no te tengo miedo. Bienvenida a mi vida, puedes advertirme cuantas veces quieras.
Ya no me da pena saludarte y presentarte a mis amigos, ahora te entiendo tanto que sé en el fondo solamente tienes miedo, tranquila que aquí estoy yo para ser responsable y tratarte con amor.
Finalmente ansiedad, te quiero decir que imaginar la vida sin ti me cuesta. Me pregunto cómo eres con otras personas. Creo que me he encariñado contigo y ahora que hemos construido una relación positiva ¡me siento ansiosa por ver qué traes por aquí!
Indudablemente tu energía es una oportunidad para divertirme y aprender. Recuerdo que está totalmente bien ‘no estar bien’, tener preguntas y desconocer las respuestas. Aunque te sientas perdida ¡bienvenida a mi vida!.
balloons-calm-clouds-574282.jpg
#WorldMentalHealthDay18